EL BLOG DEL REAL MADRID

EL BLOG DEL REAL MADRID QUE NO TE PUEDES PERDER

Cuenta la leyenda que Damokles era cortesano de Dionisio I, El Viejo (siglo IV, AC), tirano de Siracusa, a quien envidiaba por su vida aparentemente afortunada y cómoda. El rey, con el propósito de escarmentarlo, decidió que Damokles lo sustituyera durante un festín, pero para ello dispuso que sobre su cabeza pendiera una afilada espada desnuda suspendida de una crin de caballo. De esta manera, Damokles pudo comprender lo efímero e inestable de la prosperidad y del lujoso modo de vivir del monarca. La frase la espada de Damokles se utiliza desde hace mucho tiempo, para expresar la presencia de un peligro inminente o de una amenaza.

El Real Madrid es como Dionisio I, el Rey al que todos temen y envidian; pero como tal, sujeto a las críticas más feroces. Su reinado siempre se ve envuelto en fuertes disputas en las que nunca faltan rivales para asaltar el trono. El Madrid siempre convivirá con esta amenaza histórica, su espada de Damokles dispuesta a cortarle la cabeza.

25 may. 2014

X-MEN


foto El país

REAL MADRID 4   ATLÉTICO DE MADRID 1


Cerca de una aldea dos niños patinaban sin preocupación sobre una laguna congelada. De repente el hielo se rompió, y uno de ellos cayó al agua. El otro agarro una piedra y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas, hasta que logró quebrarlo y así salvar a su amigo. Cuando llegaron los aldeanos y vieron lo que había sucedido, se preguntaron: “¿Cómo lo hizo? El hielo está muy grueso, es imposible que haya podido quebrarlo con esa piedra y sus manos tan pequeñas...” En ese instante apareció un abuelo y, con una sonrisa, dijo: 
—Yo sé cómo lo hizo. 
—¿Cómo? —le preguntaron. 
—No había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo.


Noventa y tres minutos picando al hielo, noventa y tres minuto de agonía. Todo un mundo de sufrimiento para salvarse del abismo mediante un cabezazo mágico. Lo de Ramos no fue un gol, fue una salvación. Con él se inició la locura que llevó al Madrid a un estado de frenesí del que no se bajó y del que dificilmente se bajará.

Pero ordenemos los hechos cronológicamente. El partido se presentaba como la lucha entre la historia y el presente. Se median los dos mejores equipos del año. Llegaban a la cita marcados por las dudas y a los cuales se les veían las cicatrices de las duras luchas sufridas en el camino. Una de ellas era Diego Costa que estuvo 8 minutos en el campo, el tiempo que duró su efecto placenta.

Los nervios parecían apoderarse de la final y fueron atenazando a los dos equipos. Pero una salida a destiempo de Casillas permitió a Godin hacer soñar al Atlético. El Madrid que no se había sentido agusto en ningún momento pasaba de tener la décima de Europa a tener décimas, pero de fiebre. El fin de la primera parte seria el principio de la recuperación.

Con el descanso el Madrid presentó mejor cara, pero no fue hasta la doble entrada de Marcelo e Isco que el equipo cambio el paso. Quedaba media hora de asedio total, donde un Madrid con pinturas de guerra fue anunciando lo que estaba por venir.

El Atlético, echado atrás, aguantaba estoicamente todos los misiles tierra y aire que le llegaban a su área. Parecía imposible. Los jugadores de Simeone tocaban  su primera Copa de Europa, el partido tocaba su fin. Todo se desmoronaba. El águila del Benfica se había transformado en un buitre que sobrevolaba las cabezas blancas. Las necrológicas de los periódicos preparadas, hasta que llego él. Ese minuto mágico, ese minuto eterno. Ese momento en el que el mundo se paró. Corner que centró Modric y corner que rematamos todos. Se tenía que escoger a alguien entre millones de madridistas y se lo dieron a Ramos. Buena decisión.

Tolomeo decía que la tierra era el centro del universo. Tolomeo mentía. El centro del Universo fue el centro de Modric. El gol de Ramos llevó a la prorroga el partido y a la horca al Atlético. En esos 30 minutos extras no había tiempo para diseñar argumento alguno, todo estaba escrito. Diez minutos tardó Bale en amortizar los otros 50 millones de su fichaje. Los primeros 50 lo hizo en la Copa. De esta manera el Atlético obtenía su certificado de defunción. Marcelo y Ronaldo solo le sacaron algo más de brillo.

Quizás fue exagerado el resultado, pero es que la Décima no podía ser una Copa más. Tenía que ser la más sufrida, la más tensa, la más esperada, la más épica. En definitiva, la más bella. Fue la Copa de la fe ciega. El Madrid creyó hasta el último momento. Su gen competidor le impidió rendirse en el momento en el que otros suplican una muerte digna. 

Europa esta de enhorabuena, ha recuperado a su Rey. Tras varios años de destierro el Madrid vuelve a gobernar el viejo continente. Y lo hizo en Portugal, tierra de grandes conquistadores y en el estadio Da Luz, una luz que alumbrará un camino que se presenta maravilloso. Esta noche el Madrid añadió una página más al libro dorado de sus hazañas. Quizás algún dia olviden el cumpleaños de su mujer, el santo de su hijo o el nombre de su suegra. Pero jamás olvidarán esta noche. Hala Madrid!!

30 abr. 2014

LA BESTIA ERA BLANCA

foto As

BAYERN DE MUNICH 0 REAL MADRID 4


En cierta ocasión, un joven llegó a un campo de leñadores con el propósito de obtener trabajo. Habló con el responsable y éste, al ver el aspecto y la fortaleza de aquel joven, lo aceptó sin pensárselo. Durante su primer día en la montaña trabajó duramente y cortó muchos árboles.
El segundo día trabajó tanto como el primero, pero su producción fue escasamente la mitad del primer día. El tercer día se propuso mejorar su producción. Aun así, los resultados fueron nulos.
Cuando el leñador jefe se dio cuenta del escaso rendimiento del joven leñador, le preguntó: -¿Cuándo fue la última vez que afilaste tu hacha?
El joven respondió: -Realmente, no he tenido tiempo... He estado demasiado ocupado cortando árboles...

El Bayern se pasó toda la eliminatoria empeñado en pasear su hacha de árbol en árbol. Pero olvidó lo más importante, chutar a puerta. El Madrid por su parte llegó a Munich con el hacha brillante, afilada, amenazante. Y mira que Rummenigge avisó: "Se quemaran todos los arboles de la ciudad". No pudo ser, el Madrid los taló todos.

El tren de la Décima pasaba por Alemania. Schalke y Dortmund fueron las primeras estaciones; Munich amenazaba con dar por finalizado el trayecto. El Madrid no solo no se apeó en la capital de Baviera sino que sacó su billete para Lisboa. 

Se esperaba un vendaval alemán de salida, pero pronto se empezó a vislumbar que el Madrid llevaba dos trajes en su maleta. Empezó con el mono de faena, serio atrás y peligroso a la contra. Pero enseguida dio paso al traje de etiqueta. Guardiola dijo en el primer partido que el Madrid no dió 3 pases seguidos. No mintió, en solo 2 toques los hombres de Ancelotti recorrían las trincheras alemanas para dinamitar el área de Neuer.

El gol tenía que llegar, era cuestión de tiempo. Y tiempos eran tiempos que nadie había visto exhibición similar en Munich. Nadie lo recordaba, porque nadie lo podía recordar. Jamás había pasado. Corría el min. 16 cuando Modric votó un saque de esquina. El croata envió un centro perfecto y Ramos devolvió un remate antológico. El primer hachazo acabó con el Bayern, aunque todavía ellos no lo sabían. 

El mazazo no lo asimiló bien el Bayern reflejado en la figura de Dante que puestos a pintar, no pintó nada. Su salvaje entrada a Ronaldo mereció una roja que el arbitro pintó de amarillo. Disparidades cromáticas aparte esto no distrajo lo más mínimo a los blancos. Di María sacó una falta lateral que peinó Pepe y que remachó Ramos. El sevillano encontró el balón del penalti que lanzó al espacio 2 años atrás para dedicárselo doblemente a Neuer

Pero el Madrid estaba desencadenado. El toque del equipo de Guardiola estaba siendo aniquilado por el toque de corneta de Ancelotti. Una contra magistral de todo el frente de ataque blanco acabó con gol de Ronaldo que apagó definitivamente la llama que autoconsumía el infierno alemán. Guardiola una vez más se equivocó. No eran atletas, eran máquinas.

Nadie pensó que sobraría algo en este partido. Sobró el segundo tiempo. El partido entro en una especie de pacto de no agresión. Uno no buscaba el imposible, otro no buscaba más sangre. El Madrid tiró de grandeza y supo contener los tímidos intentos del Bayern que renunció a su identidad por la cabezoneria de un entrenador que pecó de romántico.

Pero a la fiesta le faltaba la guinda final. Una falta de la temblorosa defensa alemana permitió a Ronaldo salir de la tarta y redondear la histórica noche con un 0-4 apabullante. Ironías del destino; en Barcelona sonrieron, el Madrid les había vengado.

Chelsea o Atlético tendrán el honor de acompañar al Madrid en su investidura como Rey de Europa. No será una proclamación, será una confirmación. Las vitrinas de Chamartín están inquietas, nerviosas. Esperan impacientes la llegada de una nueva compañera, la más bella y hermosa de todas. Cuenten a sus hijos, a sus nietos, a sus amigos, lo que esta noche pasó aquí y no lo olviden nunca; el Bayern no lo hará.

2 jul. 2012

ARTICULO 1: ESPAÑA ES ÚNICA E INVENCIBLE

foto AS
ESPAÑA 4  ITALIA 0


En la antigua Roma, los actores se jugaban la vida cada vez que subían a un escenario. Sobretodo, los que lo hacían ante el emperador. Augusto condenó a pena de azotes a más de cincuenta actores, Claudio mandó decapitar a seis y Calígula y Nerón desterraron compañías enteras solo porque les disgustaron sus comedias. Anoche, al emperador le brindaron con una celestial obra que acercó lo humano a lo divino y Roma claudicó. La Roma Imperial y la Republicana, la Clásica y la Contemporánea, la Occidental y la Oriental, no solo no condenaron a nuestros artistas sino que los divinizaron. Ave César.

Tantos y tantos veranos rotos por eliminaciones injustas e impotencia mental en los grandes torneos. Amargos momentos dónde España se acogía a la furia de algunos y el genio de otros. Torrentes de infortunios que daban con nuestras maletas en el aeropuerto  cuando de verdad se decidían los campeones. Por eso hoy sé, con certeza, que: el gol fantasma de Michel, el penalti de Eloy, el tabique de Luis Enrique, la cantada de Zubi, el pirata de Al Ghandur o la venganza de Zidane, no fueron casualidad. Toda aquella amargura ahora se nos devuelve con creces. Fue necesario llenar hasta arriba las alforjas de lágrimas y decepción para que hoy pudiéramos soportar tanta alegría y asombro. Sí, somos nosotros. España se ha convertido en una de las mejores selecciones de todos los tiempos, y mira que hay tiempos, ¡vaya que si los hay! Solo los próximos años certificaran si España se queda entre las elegidas, o es definitavemente el Santo Grial.

¿Y del partido qué? Pues que no me veo con los conocimientos suficientes como para analizarlo. Uno no puede hablar de lo que no sabe. Y lo que vimos anoche no es de este mundo. Fue un partido jugado en el planeta Pandora. Un sinfonía galáctica en la que once hombres tocaron y once, dignamente, escucharon. Sonidos mágicos, melódicos que transformaron una final en una clase magistral de yoga; fuerza corporal, autocontrol, ritmo, equilibrio, rapidez, templanza y espíritu, mucho espíritu.

La superioridad de la Roja fue sonrojante. Un partido de Play Station en el que España sabía utilizar todos los botones; pase corto, en largo, al hueco. Además de dominar el sprint y emplear todo tipo de regates. Por su parte Italia manoseaba el mando aleatoriamente esperando que el azar dotara a sus dedos de una inteligencia que no apareció. Por no aparecer, ni apareció el botón de segar. Hecho que les honra.

Los autores de los goles que quedaran para siempre gravados en piedra; Silva, Alba, Torres y Mata acabaron con una infinidad de récords y mitos. ¿Que nadie había ganado tres títulos consecutivos? ... toma. ¿Que nadie había ganado dos Eurocopas seguidas? ... toma. ¿Que nadie había ganado nunca 4-0 en una final? ... ahí lo tenéis. ¿Que nunca habíamos ganado a Italia en partido oficial? ... toma cuatro tacitas. ¿Que nadie ha ganado a la pata coja y vestido de pollo? ... al tiempo.

La Roja pudo bajar a los infiernos a Italia con el famoso partido contra Croacia. Algunos no lo entendieron, pero ahora ya saben porqué España no se prestó al llamado biscotto; les teníamos preparada una gran Torta.

Ahora solo cabe esperar como el Reino de España actualiza título nobiliario al mister don Vicente del Bosque. Un entrenador que se hizo Marqués en Sudáfrica y que regresará Conde de Ucrania. Al igual que estos jugadores, que en tan solo cuatro años han llevado a España de luchar contra hombres a reinar sobre Dioses. Lo vivido en estos campeonatos perdurará para siempre en las páginas de historia. Serán los trovadores venideros los encargados de crear romances y cuentos con las hazañas logradas y con los retos futuros. Por fin hemos conseguido lo que siempre soñamos, nuestra ansiada paradoja. Toda una vida para disfrutar de la inmortalidad.