EL BLOG DEL REAL MADRID

EL BLOG DEL REAL MADRID QUE NO TE PUEDES PERDER

Cuenta la leyenda que Damokles era cortesano de Dionisio I, El Viejo (siglo IV, AC), tirano de Siracusa, a quien envidiaba por su vida aparentemente afortunada y cómoda. El rey, con el propósito de escarmentarlo, decidió que Damokles lo sustituyera durante un festín, pero para ello dispuso que sobre su cabeza pendiera una afilada espada desnuda suspendida de una crin de caballo. De esta manera, Damokles pudo comprender lo efímero e inestable de la prosperidad y del lujoso modo de vivir del monarca. La frase la espada de Damokles se utiliza desde hace mucho tiempo, para expresar la presencia de un peligro inminente o de una amenaza.

El Real Madrid es como Dionisio I, el Rey al que todos temen y envidian; pero como tal, sujeto a las críticas más feroces. Su reinado siempre se ve envuelto en fuertes disputas en las que nunca faltan rivales para asaltar el trono. El Madrid siempre convivirá con esta amenaza histórica, su espada de Damokles dispuesta a cortarle la cabeza.

28 jun. 2012

PENA MÁXIMA, ALEGRÍA INMENSA

foto AS
ESPAÑA 0 (4)  PORTUGAL 0 (2)


Una inmersión de 5 minutos en agua helada fue suficiente para que mis dedos volvieran a cobrar la movilidad necesaria que 90 minutos, una prórroga y los penaltis le habían arrebatado. Cesc se disponía a lanzar el penalti que debia llevar a España a su tercera final consecutiva. Eurocopa, Mundial y Eurocopa era la posible triple corona de la que solo once metros nos separaba. Una pena máxima que se transformó en una alegría inmensa.

Una vez construido el tejado vayamos por la casa. España fue de menos a más como casi siempre, todo sea dicho. La presencia de Negredo vislumbraba un partido que solo la prórroga consiguió. Portugal no se atrincheró atrás como se esperaba y presionó arriba a una España que no encontraba soluciones. El tiempo pasaba y las ocasiones también. Si bien es cierto que los nuestros no pasaron muchos apuros, no lo es menos que España no se encontró agusto en los primeros 90 minutos. La Roja controlaba el balón pero no el partido. Muestra de ello fue la última jugada del partido que afortunadamente para nosotros dio paso a la prórroga. Un corner a favor se convirtió en un suplicio en contra. Una contra portuguesa acabó en un mano a mano que Ronaldo mandó fuera. Estaba tan metido en el partido que hasta se me escapó un Messi, Messi... Dios me perdone.

Pero llegó el tiempo extra y con este emergió la estrella. Esta selección tiene un don, don... Andrés Iniesta. El antiheroe volvió a surgir al rescate de la Roja y secundado de un gran Pedro y un sobervio Jordi Alba nos endulzaron la prórroga. Portugal suplicaba los penaltis y el destino accedió a sus deseos. 

Pero el guión que este había redactado se iba a antojar maravilloso para los nuestros. Para mayor gloria, el camino se recorrería cuesta arriba. El fallo inicial de Alonso ponía contra las cuerdas a un equipo acostumbrado a vivir al límite. Pero como no andabamos sobrados de pulsaciones apareció rapidamente el médico de cabezera; Casillas devolvía las cosas a su sitio. Iniesta, Piqué y Ramos si cumplieron su objetivo. Ramos lo hizo por partida doble. Le marcó un gol a Rui Patricio y otro a ... Neuer.

Y entonces llegó el cuarto tiro de Portugal. Bruno Alves lanzó un misil que debía estrellarse en algún sitio. El destino elegió la madera y nosotros le amamos por ello. Pero todavía quedaba una última curiosidad para cerrar el círculo. Cesc, al igual que en la Eurocopa anterior contra Italia, debía meter el quinto. Yo, todos vosotros y el mismo Cesc, lo sabiamos. El balón iba a ir para adentro, Portugal para afuera.

España verá por televisión como Alemania e Italia se despellejan por tener el honor de compartir final contra un equipo histórico. Un general romano dijo una vez que lo que se hace en vida tiene su eco en la eternidad. La Roja ya es leyenda y solo está a un paso de la inmortalidad. 

10 jun. 2012

ESPAÑA VA BENE


foto el País

ESPAÑA 1  ITALIA 1

En el Reino de Chu vivía un hombre que vendía lanzas y escudos.
- Mis escudos son tan sólidos – se jactaba –, que nada puede traspasarlos. Mis lanzas son tan agudas que nada hay que no puedan penetrar.
- ¿Qué pasa si una de sus lanzas choca con uno de sus escudos? – preguntó alguien.
El hombre no replicó.

Hoy se enfrentaron las mejores lanzas del mundo contra los escudos más poderosos. El impacto entre ambos resultó nulo. España defendía corona debutando contra la todopoderosa Italia. Un partido inicial de altos vuelos que no defraudó. La Roja fue de menos a más. Un primer tiempo donde Italia contuvo a los nuestros con una gran defensa adelantada que comprimió el juego español. Un ataque sin nueve nato, con Cesc de referencia pero no de referente. España movía a Italia, pero no le inquietaba. Apenas un par de tiros blanditos que la defensa azzurra taponó sin mayores problemas.

Italia en este primer tiempo sorprendió a España con llegadas inquietantes, que de no ser por Casillas se hubiera ido al descanso con algo más que unas tablas. Iniesta por su parte, ya estaba sentando las bases que le llevaría a convertirse en el mejor jugador del partido. El segundo periodo llevó a Italia a esconder su portería y a España a mostrar su estrella. El partido había cambiado de color. El rojo volvía a ser reconocible. Los italianos esperando atrás y renunciando al balón. Como Balotelli, que renunció al regalo que le había servido Ramos el cual se encargó de desenladrillar el cielo que el mismo había enladrillado.

El gol español parecía cuestión de tiempo, pero fue precisamente tiempo y muy poco el que precisó Di Natale para, recién salido, adelantar a Italia con una contra letal. Era el minuto 60 y los viejos fantasmas empezaban a ocupar el desván. Pero esta no es la España fatalista de tiempos pasados; aquella murió cuatro años atrás en Viena. Cesc solo tardó 4 minutos en comunicar a Europa que bajarnos del cajón estará caro, muy caro. El 1-1 hacia justicia.

La entrada de Navas y Torres añadió el ingrediente que faltaba al pastel, profundidad. Pero la guinda no llegó. El niño la tuvo varias veces y perdonó a una Italia que fue un rival más que digno. Torres ha recuperado la chispa, si consigue encontrar también la varita España estará de enhorabuena.

Ahora toca Irlanda y Croacia que no deberían ser rivales para los hombres de Del Bosque. Pero sí servirán para calibrar el verdadero nivel con el que los nuestros llegan a la defensa del título. Las sensaciones son buenas y además tenemos el mejor equipo. Ojalá esta selección nos siga manteniendo en este lindo sueño del que todavía no queremos despertar. Vamos España!!!

6 jun. 2012

ESPAÑA DE MI VIDA



Era una tranquila noche de Octubre del 1492 cuando el marinero Rodrigo de Triana gritó: "tierra". Cuando Colón entró el 15 de Marzo 1993 triunfalmente en el puerto de Palos, el Imperio Español era ya un hecho. Un Imperio que se extendía de punta a punta del planeta. Un Imperio en el que nunca se ponía el Sol.

Por aquel entonces fueron nuestros compatriotas los que se encargaron de confirmar la teoría que vaticinó el griego Eratóstenes, la tierra era redonda. Hoy en día, seis siglos después, vuelven a ser los nuestros los que demuestran otra esfericidad. Pero esta vez, la de un balón. Aunque no olvidemos que antes de defender la estrella, debemos defender territorio. Y que mejor, que volver a reinar en Europa para que el resto del mundo nos vuelva a rendir pleitesía.

Por primera vez llegamos a un campeonato con la certeza que somos nosotros los que damos miedo. Nuestra selección es Jason con la sierra en marcha dispuesta a cortar cabezas. Esta vez seremos nosotros los que estemos en el Pub mirando de reojillo como ingleses, alemanes, italianos o franceses almacenan cientos de uñas bajo sus pies. La roja ganará o no, pero desde luego lo que es seguro es el miedo que infunde a sus rivales. Europa sabe que España es el coco, que no se toca. Eso malo, caca que dirían algunos. 

Es por esto que debemos estar muy orgullosos con lo conseguido estos últimos cuatro años. Eurocopa y Mundial que nos hicieron vivir momentos increíbles. Quizás no recordemos nunca donde estábamos cuando cumplimos dieciocho años, o el nombre de nuestra primera novia, e incluso hayamos olvidado nuestra primera borrachera. Pero nunca se nos irá de la memoria donde, como y con quien vimos como España se proclamaba campeona de Europa y del Mundo.

Así que preparaos para un nuevo reto que nadie jamás ha conseguido: la triple corona. Volver a ganar la Eurocopa elevaría a esta selección al Olimpo de los dioses. Y muy probablemente a nosotros a un estado de catarsis irreversiblemente celestial. Yo digo que vayamos con el pecho por delante, aún arriesgo de que nos lo partan. Nos lo hemos ganado. Y sí, somos favoritos. La suerte también cuenta por eso esta vez no dudéis, apostad todo al rojo.¡¡Vamos España!!