EL BLOG DEL REAL MADRID

EL BLOG DEL REAL MADRID QUE NO TE PUEDES PERDER

Cuenta la leyenda que Damokles era cortesano de Dionisio I, El Viejo (siglo IV, AC), tirano de Siracusa, a quien envidiaba por su vida aparentemente afortunada y cómoda. El rey, con el propósito de escarmentarlo, decidió que Damokles lo sustituyera durante un festín, pero para ello dispuso que sobre su cabeza pendiera una afilada espada desnuda suspendida de una crin de caballo. De esta manera, Damokles pudo comprender lo efímero e inestable de la prosperidad y del lujoso modo de vivir del monarca. La frase la espada de Damokles se utiliza desde hace mucho tiempo, para expresar la presencia de un peligro inminente o de una amenaza.

El Real Madrid es como Dionisio I, el Rey al que todos temen y envidian; pero como tal, sujeto a las críticas más feroces. Su reinado siempre se ve envuelto en fuertes disputas en las que nunca faltan rivales para asaltar el trono. El Madrid siempre convivirá con esta amenaza histórica, su espada de Damokles dispuesta a cortarle la cabeza.

29 ago. 2011

UNA JOTA PARA EMPEZAR


foto Marca
ZARAGOZA 0  REAL MADRID 6

Un pajarero estaba a punto de sentarse para una comida de hierbas. La trampa para aves estaba completamente vacía, pues no había agarrado nada, y pensó en matar una perdiz que él había domado. El ave suplicaba seriamente por su vida: 
-¿Qué haría usted sin mí cuándo extiende sus redes? ¿Quién le piaría para dormirlo, o quién llamaría al grupo de aves para que lleguen? 
El pajarero le salvó su vida, y determinó elegir a un joven gallo fino que de improviso llegó. Pero el gallo protestó en tonos lastimosos: 
-¿Si usted me mata, quién le anunciará la llegada del alba? ¿Quién le despertará para ir a sus tareas diarias o quién le dirá cuándo es el momento para visitar la trampa de aves por la mañana?-Él contestó:
-Lo que usted dice es cierto. Usted es una ave de capital importancia en la narración del transcurso del tiempo de cada día. Pero mi amigo y yo debemos comer.

El Madrid llegaba a Zaragoza deseoso de resarcirse del doble enfrentamiento con el Barcelona. El equipo maño parecía una víctima propicia, un joven gallo con el que aplacar el hambre. Si a esto le añadimos que el cazador se trata de Ronaldo, no hay suplica alguna que valga. El Zaragoza fue sacrificado, y el apetito blanco aplacado. El hat trick de Ronaldo permite al portugués fusionar dos pichichis; el que se llevó y el que le espera. Con sus goles, Cristiano hunde todas las teorías que postulan a las pretemporadas como rampas de lanzamiento; CR7 ya estaba en órbita. 

La primera parte del Madrid fue de manual. El control del partido resultó tan escandaloso que apenas se pudo apreciar si Mourinho había colocado portero. Benzema, Özil y Ronaldo hacían diabluras en la defensa maña. En el centro, un impresionante Alonso se bastaba para interceptar cualquier intento de contrataque. Fruto del domino llegaron los goles de Ronaldo y Marcelo. El portero Roberto fue el mejor de su equipo; recibió seis, evitó doce.

El segundo periodo todavía hizo que el partido parecía más un trofeo de verano que un partido liguero. El Zaragoza bien podría haberse tratado de un rival de la gira asiática de turno, de no ser por la presencia cercana de la Pilarica. Pero ni la virgen salvó al Zaragoza de la tormenta que se avecinaba. Dos goles más de Ronaldo, uno de Alonso y otro de Kaká, completaron la jota blanca. A reseñar el gol del brasileño. Su presencia tiene más reposiciones que la serie del coche Fantástico, esperemos que esta vez Kitt acuda para quedarse.

Dicen que quien da primero da dos veces. Pues bien, el Madrid dio primero y lo hizo seis veces. El juego blanco en la Supercopa añadido al visto esta noche, hacen presagiar que el traje tiene buenas hechuras. Ahora habrá que esperar cuanto dura la tela sin romperse. 

18 ago. 2011

MESSI METIÓ EL DEDO EN EL OJO BLANCO


BARCELONA 3  REAL MADRID 2

La Ley de Dyer afirma que la vida es corta, pero una película de tres horas es interminable. Y eso mismo debió pensar Leo Messi cuando a un minuto para el final decidió que la saga de la Supercopa no podía llegar a la prorroga; hubiera sido un final demasiado largo. 

Claro, que no contaba con que Marcelo iba a saltarse otra de las leyes fundamentales; La Ley de Cliff que dice que uno nunca debe colocarse entre un perro y una farola. Pues bien, Marcelo anoche estropeó una gran final meandose en el perro al apagarsele la "farola".

Pero como decía el tal Jack el destripador, vayamos por partes. El partido fue un calco al acontecido en el Bernabéu. El Madrid dominador, el Barça práctico. Destacable la capacidad del equipo blanco de levantarse en los momentos más dramáticos. El gol de Iniesta llegó cuando el Madrid más apretaba. Ronaldo solo tardó cinco minutos en solucionar el pinchazo y devolver el equipo al pelotón. De paso, el portugués rompía de esta manera su gafe en Barcelona.

Y bien pudo el mismo Ronaldo adelantar al Madrid. Un misil suyo fue desactivado entre Valdés y el palo, las bajas hubieran sido incalculables. También Pedro y Özil pudieron marcar; pero fue Messi, el que otra vez, desequilibró antes del descanso. 

La entrada de Marcelo por Khedira dio paso a la segunda parte y añadió otra vuelta de tuerca al dominio blanco. El Madrid se sentía dueño del partido, tenía ocasiones pero el Barcelona podía acabar con la agonía blanca en cualquier contraataque. A veinte minutos para el final, Ramos de cabeza perdonó el empate. Pero no lo hizo Benzema cuando enganchó un balón suelto en el área, como el que coge un caramelo en una cabalgata de Reyes.

El Madrid había resucitado cuando ya nadie lo esperaba. El gol me hizo descender 5 km montaña abajo, en busca de una cobertura para mi móvil que hiciera pasar factura a todos aquellos agoreros que vaticinaban el KO blanco. Nunca llegué a mi objetivo. Messi me lo impidió; su inyección letal acabó con todo esperanza y de paso me ahorró esfuerzo.

Lo que pasó al final, fue lamentable. Mourinho puso el dedo en la "llaga" de la Supercopa. Reprochable fue su actitud de igual modo que lo fue la de Marcelo. Estas acciones dañan la imagen del club y me gustaría que salieran y pidieran perdón en nombre del Real Madrid. Lo espero y lo aplaudiré. Lo que no espero, es que salga Pedrito o Alves a pedir perdón por sus provocaciones o simulaciones reiteradas. Porque si se hace algo mal con bastante frecuencia se convierte en correcto. Y ellos, hicieron lo correcto. El Madrid volverá, siempre lo hace.

15 ago. 2011

SUPERTABLAS

foto el país
REAL MADRID 2 BARCELONA 2

Un hombre rico se mudó a vivir cerca de un peletero, e incapaz de aguantar el olor desagradable de la peletería, presionó a su vecino para que se marchase de la vecindad. El peletero aplazaba su salida una y otra vez, diciendo siempre que él se marcharía pronto. Pero como todavía se seguía quedando y no se marchaba, con el paso del tiempo, el hombre rico se acostumbró al olor, y no sintiendo ya más la molestia, no hizo de nuevo ninguna queja adicional.

El Madrid lleva años quejándose de los árbitros. Como el hombre rico, su riqueza parece alejarle de cualquier atisbo de razón. Pero sus quejas son contra su semejante, el Barça. El equipo de la ciudad condal no solo no desiste en sus favores arbitrales, sino que ha conseguido lo peor. El Madrid se ha acostumbrado al olor, el Madrid convivirá con ello.

Era el minuto 82 cuando un rechace de Valdés lo dispuso a recoger Cristiano. El portero blaugrana cazó al portugués derribándolo cuando este intentaba ir hacia el balón. Todo el mundo vio penalti, Teixeira también. Todo el mundo pitó penalti, Teixeira... no. Que era roja y que era jugada decisiva por minuto y resultado, es solo conjetura. O mejor dicho, con-jeta-dura...

El partido, por su parte, fue extraordinario. El Barcelona sobrevivió a dos oleadas blancas terribles. Una que murió con el gol de Özil, la otra que se originó con el de Alonso. Pero un gol afortunado de Villa que tocó en Ramos, sumado al resbalón de Pepe que propició el gol Messi. Fue demasiado castigo, para tan gran primera parte blanca. 

En el segundo periodo el Madrid salió un poco atolondrado por los dos golpes recibidos en el mentón. La entrada de Coentrao por Di María cambió la quijá al caballo. El Madrid pasó de percherón a caballo loco. El verde del césped se transformó en un inmenso prado donde el caballo blanco se desbocó. Con la locura llegó el gol de Alonso y las mil y una ocasiones, que tuvo el equipo, para remontar el marcador. Pero el tercer gol no llegó, unas veces por falta de puntería, otras por falta de fortuna y otras por presencias oscuras...

Mourinho no salió a la rueda de prensa. El portugués prefirió morderse la lengua aun a riesgo de envenenarse en el intento. Y quizás sea mejor así. El hecho de no hablar, de no quejarse, de demostrar que estamos por encima del bien y del mal. Todo ello, haga que nos dejen tranquilos. El Madrid demostró esta noche ser Super, ahora solo falta la Copa.

3 ago. 2011

GOLPE EN LA PEQUEÑA CHINA

foto Marca
GUANGZHOU 1  REAL MADRID 7

Cuentan los sabios que Alejandro Magno dejó escrito es su funeral los siguientes deseos: Que su ataúd fuese llevado a hombros transportado por los mejores médicos de la época. Que los tesoros conquistados fuesen esparcidos en el camino hacia su tumba. Y que sus manos quedasen fuera del ataúd balnceándose y a la vista de todos. Uno de sus generales, asombrado por tan insólitos deseos, le preguntó cuales eran las razones, a lo que Alejandro respondió:
- Quiero que los médicos carguen con el ataúd para demostrar a todos que ellos no tienen, ante la muerte, el poder de curar. Quiero que todos vean mis tesoros para que contemplen que los bienes aquí conquistados, aquí permanecen. Y por último, deseo que mis manos se balanceen al viento para que las personas vean que vinimos con las manos vacías y con las manos vacías partimos; cuando se nos termina el más preciado de los tesoros, el tiempo.

El Madrid regaló en China noventa minutos mágicos de su preciado tiempo. Fue una porción de tan codiciado tesoro en la que hubo cabida para todo tipo de goles: con el pie, con el talón, con la cabeza, por corazón, e incluso hubo uno a pecho descubierto. Fue un duro golpe en la cabeza del Guangzhou chino, el dragón de Asia que a manos del Madrid, se convirtió en un dulce gatito.

El partido dejó al descubierto algunas interesantes conclusiones de la presente pretemporada. La primera es que el Madrid llegará enchufado al primer compromiso serio de la temporada, la Supercopa ante el Barça. La segunda es que el equipo ha dado un salto hacia adelante. Se aprecia un mayor ajuste de todas las piezas. Los jugadores parecen tener más claro cual es su papel. Tercero; los nuevos funcionan. Callejón es un acierto y un relevo de garantías para Di María. Lo de Coentrao, es curioso. Es como las cintas aislantes de las cajas de herramientas. Siempre están ahí y te preguntas para que diablos la compraste. Pero al final, la acabas utilizando hasta de cinta para el pelo. Todo en uno. De Varane, todavía es pronto para saber como está el melón. Altintop y Sahin, en la sala de espera.

En fin, la primera gran cita se acerca y el Barça vuelve a estar en el punto de mira. La Supercopa llega la semana que viene. Para quien la gane será Super y para quien la pierda, más bien Copa. El Madrid me parece un punto por encima del Barça, por intensidad y ambición. Esperemos que no hayan factores de corrección que alteren las curvas de los dos equipos. Paciencia que las bicicletas son para el verano, y el fútbol también.