EL BLOG DEL REAL MADRID

EL BLOG DEL REAL MADRID QUE NO TE PUEDES PERDER

Cuenta la leyenda que Damokles era cortesano de Dionisio I, El Viejo (siglo IV, AC), tirano de Siracusa, a quien envidiaba por su vida aparentemente afortunada y cómoda. El rey, con el propósito de escarmentarlo, decidió que Damokles lo sustituyera durante un festín, pero para ello dispuso que sobre su cabeza pendiera una afilada espada desnuda suspendida de una crin de caballo. De esta manera, Damokles pudo comprender lo efímero e inestable de la prosperidad y del lujoso modo de vivir del monarca. La frase la espada de Damokles se utiliza desde hace mucho tiempo, para expresar la presencia de un peligro inminente o de una amenaza.

El Real Madrid es como Dionisio I, el Rey al que todos temen y envidian; pero como tal, sujeto a las críticas más feroces. Su reinado siempre se ve envuelto en fuertes disputas en las que nunca faltan rivales para asaltar el trono. El Madrid siempre convivirá con esta amenaza histórica, su espada de Damokles dispuesta a cortarle la cabeza.

30 nov. 2010

LOS LUNES AL SOL


BARCELONA 5   AMIGOS DE RONALDO 0

Una zorra vio aún león abatido y encerrado en una jaula, y poniéndose cerca de él, amargamente lo injurió.
El león dijo a la zorra - No eres tú quien me hiere, sino quienes me tienen en esta desgracia que me ha acontecido.
Moraleja, no te burles de tu enemigo sino fuiste tú quién lo venció.

Lunes lluvioso para los hombres de Mourinho que equivocando paraguas con sombrillas salieron al campo y por supuesto, a la playa. Cuando se pierde por un resultado tan abultado es difícil no colocar la alfombra roja a tu enemigo y verle desfilar bajo un manto de pétalos de rosa. Pero sin obviar que el Madrid salió al Camp Nou a suicidarse, es lícito decir que Iturralde le empujó.

"El Barça es feliz con Iturralde", dijo Mou; acertó. "El Barça no nos mete ocho", dijo Ronaldo; también acertó. El arbitró vasco se tragó un penalti de Valdés que hubiera supuesto la segunda amarilla del portero de discoteca cuando el resultado reflejaba un 2-0. Además, Villa marcó el 3-0 en fuera de juego. Demasiado losa para un equipo que mereció perder por incomparecencia pero que sufrió un castigo excesivo para lo que había venido demostrando hasta la fecha.

Dos jugadas, dos rebotes, dos goles. El Barça se puso 2-0 y Mou ni le había dado tiempo de anotar la fecha en su libreta. Tras la tempestad inicial, llegó la calma. El Madrid pareció quitarse de encima la lluvia de golpes y comenzó a darse cuenta de que Valdés estaba en el once. Un gran tiro de falta de Ronaldo y el penalti no pitado al portugués fueron las dos únicas señales de vida para un Madrid, que en un tiempo no muy lejano,fue un equipo demoledor.

De esta primera parte me sobraron un par de acciones lamentables por parte de los corderitos azulgranas. Il filosofo Guardiola vaciló a Ronaldo cuando este fue a recoger un balón a la banda. Y claro; para chulo, el portugués. Resultado, tángana. ¡Menos mal que el provocador era Mou! Lo dicho, don Pep mea colonia. Tampoco me gusto el intento de expulsión que fingió Messi con Carvalho. Leo, ¿no sabía que se podía agredir a alguien con el omóplato? Intenté hacer lo mismo con un culé que tenía a mi izquierda y casi me dejo dos costillas. De verdad, no lo intenten en casa, es peligroso.

Tras el descanso el Madrid buscó tapar las vías de agua con el cambio de Lass por Özil. Pero no era un problema de marineros, sino de brújula. El Madrid había sido condenado por el Oráculo negro que no anuló el gol de Villa en fuera de juego y hundió la nave. El resto del partido fue historia, y la historia sacó partido; 5-0 y a dormir calentitos.

El Madrid perdió el partido en el vestuario. La baja de Higuaín fisuró el alma blanca, el equipo perdió la sangre de los ojos. El argentino es más importante de lo que la gente se piensa ya que imprime al equipo de toda la rabia que hoy no supo canalizar Sergio Ramos con la fea entrada a Messi

Injusta me pareció la derrota del Madrid porque, si bien la mereció, no refleja la distancia real entre los dos equipos. Una distancia que hoy fue de 5 goles y mañana será de 2 puntos. Y la historia de este club es conocida no por la veces que nos hemos caído, sino por las que nos hemos levantado. Asi que bien haría el Barça en no olvidar que no hay plazo que no llegue ni deuda que no se pague. El Madrid sabrá esperar, el Madrid cobrará su afrenta.

24 nov. 2010

INSACIABLES

foto As

AJAX 0  REAL MADRID 4

Atila fue el último y más poderoso caudillo de una de las tribus, originaria de la lejana Oriente, más temidas que se recuerdan. Gobernó el mayor imperio europeo de su época que se extendió de punta a punta del continente donde fue bautizado por sus enemigos como "el azote de Dios". El gran Atila, Rey de los Hunos; el gran Ronaldo, Rey de los Otros.

El Real Madrid enseñó su estandarte a Europa realizando una exhibición de juego, entrega y autoridad. Les mostró sus razones para considerarle uno de los principales candidatos al cetro europeo y a su vez, les dio un motivo para preocuparse.

El partido presentaba dos equipos con historia y una historia con un solo equipo, el Madrid. Los hombres de Mou salieron al campo con bajas, unas por obligación otras por recomendación. Así los Carvalho, Higuaín, Khedira, Pepe y Di María no fueron de la partida dejando su puesto a Albiol, Lass, Arbeloa, P.León y Benzema. Fue precisamente este último el que abrió la caja de pandora. Benzema recibió un taconazo para enmarcar de Özil y semejante obra de arte solo podía acabar colgada de la escuadra, 0-1. El segundo gol resultó tan increíble por el tiro como por el autor. Justo antes de finalizar la primera parte Arbeloa conectó un mísil desde fuera del área que sorteó cuantos obstáculos se pusieron en su camino. El Madrid se iba al descanso con el partido cerrado.

Tras el break el apetito blanco no descendió. De la mano de Ronaldo y de un Marcelo, el cual cada día me recuerda más a R. Carlos, el Madrid continuó dándole al Ajax con el martillo pilón. Fruto de los continuos arrebatos llegó el tercer gol. Di María, que había sustituido a un gris P.León, trazó una diagonal que Ronaldo se encargó de enderezar en el 0-3. Özil, por su parte, completó sus diabluras forzando la acción del penalti que Ronaldo convirtió en el definitivo 0-4.

El Ajax se mostró muy impotente en todo el partido personificado en su estrella Luis Suarez, que esta vez no "mordió" en el área. El Madrid quizás completó su mejor partido europeo en muchos años solo emborronado por las dos tarjetas rojas que forzaron al final del partido Xabi Alonso y Sergio Ramos. Si noble fue el motivo, esperpéntico fue la forma. Ver a Alonso hacer de "Chiquito de la Calzada" y a Ramos casi suplicarle al árbitro que lo echara, no me gustó un pelo. Mourinho, por favor, a parte de ensayar las faltas y la estrategia mira de trabajar un poco el tema de las amonestaciones. Aprended de Alves, que el teatro lo hace fabulosamente.

En fin, el clásico se vislumbra en el horizonte y el tren blanco acortó todos los plazos para llegar a la estación de Barcelona a tiempo. En el Camp Nou se encontrará con otro tren que lleva circulando más tiempo y los dos mercancías, frente a frente, medirán su autentico potencial. Solo veo un problema, el punto dónde se encontraran es de una solo vía...que pase el mejor!!!

21 nov. 2010

RONALDO APUNTA AL BARÇA

foto Marca

REAL MADRID 5  ATHLETIC DE BILBAO 1

Se presentaba el Madrid ante el Athletic con la obligación de contrarestar la goleada previa del Barça. Pero para lo que algunos supone una carga para el Madrid es un apoyo. El equipo blanco recogió toda la subida de tensión que le vino de Almería y fundió los plomos del Atlhetic.

El club vasco se llevó cinco goles en Madrid pero realizó un extraordinario partido buscando dominar la pelota y creando, sobretodo en la primera parte, grandes problemas en la defensa merengue. Aunque es muy difícil de aguantar a un equipo como el Madrid en el que cada partido se propone batir el record de 100 metros lisos con un balón en los pies. La velocidad con la que el equipo consigue desplazarse de una portería o otra desespera por igual a defensas y realizadores de TV.

En el min. 18 Di María inició la jugada que abrió el partido. Un gran pase suyo lo aprovecho Higuaín para trazar una magnifica diagonal y batir a Iraizoz. Minutos después Llorente quebró a Pepe dentro del área y su tiro lo sacó Casillas con una mano milagrosa. Iker con su intervención volvió a desafiar a la física y su teoría de la relatividad que afirma que un delantero que se encuentra solo ante Casillas tiene ventaja relativa. La ebullición de la parada de su portero la aprovechó el equipo para lanzar un contragolpe mortal. Özil convirtió un pase largo en una obra maestra, su asistencia la transformó en carrera Ronaldo, 2-0 min. 29.

El Athletic no se desesperó y siguió buscando el marco de Casillas. En el min. 39 en una jugada embarullada la aprovechó Llorente para, en claro fuera de juego, acortar distancias. Lo que en otros lares significaría pañolada fue recogido por el Bernabéu como un lance del juego, diferencias culturales, diferencias complejas.

Mourinho en el descanso dejó la grada y bajó a los vestuarios a corregir algunos detalles que no acababan de gustarle. Di María y Marcelo parecieron los más atentos a las explicaciones de Mou ya que aumentaron su rendimiento considerablemente. En el min. 57 el argentino lanzó un quiebro dentro del área a Susaeta, el cual picó e hizo un penalti tan inocente como claro. Sorprendentemente Ramos lanzó el penalti, sorprendentemente lo transformó. El partido estaba acabado para el Madrid y para el Athletic pero no para Ronaldo. El portugués aprovechó el lanzamiento de una falta de 30 metros para programar un misil con cambio de dirección incluido; el portero sacó el cazamariposas, 4-1. El Madrid redondeó el resultado en el último minuto y Ronaldo hizo lo propio con su actuación completando un hat trick. Un clarísimo penalti cometido por Granero lo aprovechó CR7 para secuestrar la pelota por si aparecía Ramos por allí. Con repetición incluida; el portugués, ahora sí, dio por finalizado el encuentro, 5-1.

El Real Madrid solventó un compromiso más difícil de lo que el marcador reflejó y se ganó el honor de llegar líder al Nou Camp. Barcelona aguarda con todo preparado para asaltar el liderato blanco. Esperemos que haya una cosa que funcione como nunca en la ciudad condal; aspersores, no nos falléis.

15 nov. 2010

EVASIÓN Y VICTORIA

foto As

SPORTING DE GIJÓN 0  REAL MADRID 1

El Real Madrid tuvo anoche en el Molinón la prueba más complicada de lo que va de Liga. El club blanco salió a jugar al fútbol y se encontró con el Coliseo Romano. Los puntos de anoche pueden ser fundamentales al final de temporada pero me temo que acarrearan consecuencias impredecibles. Y es que los hombres de Mou ayer ganaron una batalla pero iniciaron una guerra.

Mourinho cumplía en la grada su primer partido de sanción donde pudo observar como el Molinón le "recordaba" su incidente con el entrenador del Sporting. No acabo de entender como se ha colocado al portugués en el disparadero por dar una opinión de fútbol, acertada o no, pero de fútbol al fin y al cabo. Pero en cambio reímos la "canallada" del tal Preciado por ser un tipo simpáticote y "hechao pa lante". Debe ser esa manía tan española de valorar lo cutre y rancio en contraposición a la elegancia y la modernidad. Preferimos a la Esteban antes que a Mar Flores, admiramos más a Paco Martinez Soria que a De Niro, en definitiva nos identificamos más con Tico que con Willy Fog. Males patrios.

El Madrid salió enchufadisimo en el partido, jugando al fútbol y creando ocasiones. A los diez minutos Higuaín ya había tirado un balón al palo y Di María había tenido una ocasión clarísima. Pero anoche el Sporting había desPRECIADO el partido y se vio en la situación moral de transformar el encuentro en una guerra de guerrillas. El Madrid, que había saltado al césped con traje, tuvo que cambiar su indumentaria. Los jugadores blancos, capitaneados por Ronaldo, comenzaron a enfundarse las casacas y a cambiar violines por tambores. 

Este hecho empequeñeció el fútbol pero engrandeció el espectáculo. El partido se volvió vibrante y al Madrid le volaron las ocasiones, y también la primera parte. No me gustó el teatro de los jugadores del Sporting simulando agresiones y realizando entradas muy duras convirtiendo el campo en un "Molinón" de patadas. Tampoco contribuyó Ronaldo enfrascado en mil disputas y realizando gestos a la grada que complicaban todavía más la propuesta del Madrid y alimentaban la ira de la plebe.

El descanso templó a unos y clarificó a otros. Dí María tuvo el 0-1 en sus botas nada más iniciarse el segundo tiempo y terminó dejando su sitio a un providencial Benzema. La salida del francés volvió a dar aire al Madrid. El partido parecía escaparsele a los blancos que hasta ese momento habían visto como el Sporting les había enredado en su tela de araña. Pero el min. 82 rompió más de una crónica. Un centro de Ramos fue rematado por Benzema que había ganado el salto a su defensor. Juan Pablo, que hasta entonces había parado al Madrid; no acertó a blocar el balón e Higuaín, en boca de gol, remachó el 0-1.

En la siguiente jugada un balón por la banda derecha del Sporting fue rematado de cabeza por Barral. El público del Molinón ya vitoreaba el 1-1, cuando apareció el portero gana puntos para meter una mano antológica. El Madrid había perdido a su Ángel Di María pero todavía conservaba a su ángel de la guarda, Casillas. La merecida tarjeta roja a Boitia solo confirmó la impotencia del Sporting y el pitido final confirmó el alivio blanco.

El Real Madrid superó un duro test en tierra hostil porque fue capaz de sobreponerse a un campo que no paró de apoyar a los suyos y presionar a su rival. Los hombres de Mourinho no se intimidaron y consiguieron centrarse en lograr los tres puntos. El Madrid consiguió la evasión, consiguió la victoria.

11 nov. 2010

UN MADRID MONÁRQUICO

foto As

REAL MADRID 5  MURCIA 1

Hacía casi tres años que el Madrid no pasaba una eliminatoria en competición oficial. Demasiado castigo para un club acostumbrado a coleccionar por igual trofeos y gestas. Esta noche el Madrid pasó de ronda eliminando al Murcia, eliminando fantasmas.

Mourinho se había encargado durante la semana de avisar a navegantes sobre la importancia que para él tenia la copa. Y que mejor navegante que "El Pirata" Granero para comandar la nave. Corría el min. 3 cuando un pase atrás de Pedro León lo mandó Granero a la escuadra murciana. El gol lejos de calentar el ambiente, lo enfrió. Por si fuera poco, Diarra y Canales no conectaban con la delantera hoy formada por Higuaín y Benzema. Solo el omnipresente Marcelo inquietaba el área murciana.

A Mourinho no acababa de convencerle el cuadro y decidió pintar un nuevo paisaje. El portugués aprovechó una de las cuatro tarjetas amarillas que incomprensiblemente había mostrado el arbitro al Madrid y lo mandó... a pasear. El árbitro se picó y también mandó a Mou a pasear, a la grada claro. Pero the special one consiguió su objetivo, el público se excitó. El Madrid aprovechó el jolgorio para conseguir antes del descanso el 2-0. Higuaín fue el autor del tanto que llegó con un fuera de juego posicional de Ramos.

A la segunda parte se le unieron Alonso, Ronaldo y Di María y el Madrid subió de revoluciones. En el min. 75 un pase magistral con el exterior de Di María fue remachado dentro del área por Ronaldo, 3-0. El partido parecía muerto y dado que Mourinho no estaba, el arbitro buscó su minuto de fama. El hombre de negro aprovechó sus sesenta segundos para expulsar a Arbeloa y señalar un penalti a favor de los murcianos. Quedaban 10 minutos y el Murcia con un jugador más se ponía 3-1, un soplo de frío polar recorría el Bernabéu. 

Pero el Madrid no deseaba otro mal trago de Copa y no estaba dispuesto a volver a mostrar su cara más republicana. Otra gran jugada de Di María acabó en penalti que se encargó de transformar Benzema, 4-1 para tranquilidad del respetable. Y el que respetó a Alonso fue Ronaldo dejándole al fin sacar una falta. El vasco no desaprovechó su oportunidad y redondeó la noche con el 5-1 definitivo.

El Real Madrid se quitó un peso de encima al pasar una ronda en la que no tenía nada que ganar y sí mucho que perder. Los hombre de Mourinho están demostrando unas ganas y un hambre que empieza a asustar lejos de la capital. La Copa del Rey vuelve a engrandecerse, regresa el Madrid monárquico.

8 nov. 2010

CLÁSICO DERBY, CLÁSICA VICTORIA

foto As

REAL MADRID 2  ATLÉTICO 0

Once años llevaba el Atlético de Madrid con la ilusión de derrotar a su máximo rival, veinte minutos tardó el Madrid en arrebatarle toda esperanza. El por qué de esta eterna resistencia a la victoria es unos de los enigmas inexplicable que tiene el fútbol. Como también lo es que el correcaminos nunca consiga dar alcance al Coyote o como lo es que más de 40 años después el hombre no haya vuelto a la Luna.

Pero volviendo a la Tierra, y más concretamente al césped, anoche pudimos ver a dos equipos. El Madrid, imponente, autoritario y conformista; el Atlético, voluntarioso, orgulloso e impotente. Pero en el mundo del balón redondo que te tilden de voluntarioso es como que te digan que tu novia "es muy maja", mosquea. 

El Madrid terminó en 20 minutos un partido para el que habíamos reservado 90 de atención. Como en los últimos enfrentamientos, los hombre de Mourinho salieron arrolladores al oír el gong de la campana. El vendaval de juego y ocasiones fue tan demoledor como fructífero, Carvallho y un intermitente Özil colocaron el 2-0 en el marcador. El defensa portugués dominó las dos áreas, cerró la puerta en la suya y abrió la lata en la contraria. El Atlético había llegado vente minutos tarde al derby y lo pagó.

El Madrid se veía tan superior que bajó los brazos y se dedicó a realizar fintas mientras contemplaba las golpes al aire de su rival. Bastaba con echar una mirada rápida a las gradas del Bernabéu para adivinar que la goleada se gestaba en el ambiente. Pero el Madrid, como hizo contra el Milán indultó al Atlético y le permitió venirse arriba. Algo que ver también tuvo la reacción de los hombres de Quique que no se derrumbaron con un 2-0 y con un Bernabéu hambriento. Un chute de Forlán desviado por Carvallho y un paradón de Casillas a tiro de Reyes pudieron llevar la emoción al derby. El arbitro colocó su granito de arena al duelo encargándose de avivar el fuego no señalando dos claros penaltis, uno en cada área.

Un gran disparo de Higuaín a la madera nos daba la bienvenida a la segunda parte. Tan igualado estuvo este periodo que Forlán contestó en el min. 63 con otro tremendo trallazo al palo. Pero en general fue una mala copia de la primera parte, ya que unos no querían y otros no podían. Los destellos de calidad de Cristiano Ronaldo con una espaldinha incluida y algunos chispazos del Kun daban algo de lustre al paso de los minutos. Pero el partido le vino muy grande al Atlético y se le acabó por hacer también muy largo. El recuperado Benzema y Ramos pudieron rematar el marcador con dos ocasiones muy claras.

No se explica muy bien esta aurora generosa y llena de piedad que se apodera del Madrid en los últimas semanas. Golpea fuerte a su rival y lo tumba por KO en el primer round. Pero incomprensiblemente les ayuda a levantarse y los sienta en su rincón, ganando el combate pero no la gloria. El Madrid tiene todos los instintos a punto, Barcelona aguarda y el instinto asesino, también.

4 nov. 2010

HÉROE POR ACCIDENTE

foto As

A.C.MILÁN 2  REAL MADRID 2

Hacia tiempo que no vivía tantas sensaciones contrapuestas compactadas en 90 minutos, perdón 95. En un mismo encuentro, en un mismo acto, pasamos del recital a la rabia. Fuimos de la desilusión a la emoción, de la agonía al alivio, del blanco al negro. Del villano, al héroe.

El Madrid salió a San Siro dispuesto a dar un golpe sobre la mesa, pero fue tan tremendo el impacto que casi la parte. El equipo de Mourinho mostró durante 70 minutos a Europa lo que puede llegar a ser y el Milán le enseñó en 20 lo que aún le falta

La primera parte del Madrid fue sublime, colosal. Tan tremenda como injusta. El 0-1 del primer acto se antojó corto para los méritos de los unos y la nulidad de los otros. En los primeros minutos Higuaín, Pepe o Alonso no aprovecharon sus ocasiones, pero el que no desperdiciaba las suyas era Gattuso. El leñador italiano, el hombre a una guadaña pegado, rescató el espíritu de De Jong y como buen reventa, se encargó de todas las entradas del partido. El arbitro, de cuyo nombre prefiero no acordarme, era el mismo de la final del Mundial y una vez más saltó al campo sin tarjetas rojas. 

Pero ni Guarruso fue capaz de afear la Oda al fútbol que propuso el Madrid, representada por la última jugada de la primera parte. Una gran combinación de toda la delantera blanca acabó con un magistral pase de Di María al Pipita. La conexión argentina no falló e Higuaín hizo el 0-1. Allegri, triste y Mourinho, alegri; cosas del fútbol.

Tras el descanso al Madrid todavía se le veía el colmillo y el Milán parecía muerto, la sentencia parecía cercana. En el min. 47 un tremendo disparo de Ronaldo lo sacó Abbiati con una fenomenal parada, el Milán respiraba. Y uno de las leyes del fútbol dice que cuando a un equipo Italiano lo tienes medio muerto debes desconectarle la máquina, de lo contrario sucede cosas como las de hoy. Mientras tanto, Webb, joder he dicho su nombre!!, seguía haciendo de las suyas perdonando la expulsión de Ibrahimovic que había golpeado sin balón a Ramos.

Pero el Madrid había menospreciado la maldición de San Siro e Inzaghi salió al campo dispuesto a recordárselo. Antes, el delantero Italiano debió ser expulsado al empujar por detrás en el 61 a Xabi Alonso. El innombrable, man in black, al ver que el agredido era Alonso tuvo un dejavú, Inzaghi siguió jugando. Y vaya si jugó. Inzaghi es como hacienda, no te perdona ni una. Tuvo dos y dio la vuelta al partido, anotando su segundo gol en un escandaloso fuera de juego. Sin noticias de Webb.

El mazazo parecía definitivo y más jugando contra un equipo como el Milán donde sus jugadores empezaron a sufrir rampas, tirones, desmayos y todo tipo de enfermedades comunes. El Madrid había caído en la trampa. De los últimos doce minutos el Milán decidió que apenas se jugaran dos. Esto daba al Madrid una sola oportunidad, una última bengala de salvación. Los cambios tardíos, dicho sea de paso, de Mou volvieron a funcionar. Corría el min. 94, casi se había terminado el casting de se busca héroe, cuando se produjo una combinación entre Benzema y Pedro León. El francés efectuó una magnifica asistencia a Pedro León que abatió a Abbiati, 2-2. El Madrid jugó a la española y empató a la Italiana.

A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo. El Milán trató de no enfrentarse a su suerte esquivando su destino por el sendero del antifútbol, de la agonía ajena. Pedro León se convirtió en héroe blanco salvando al Madrid y de paso, al fútbol.